El coleccionismo de los más diversos objetos entorno a los vehículos automóvies, per con excepción de ellos, se denomina Automobilia, y engloba diversas formas de coleccionismo con el nexo común de su relación con el mundo del motor, ya sea a nivel fabricación, productos, competición, historia, etc...
De entre ellos, podemos destacar los siguientes:

Libros y revistas

Los libros referentes a la automoción, abarcan desde la parte más técnica a la historia de las marcas o eventos deportivos, pasando por las biografías de personajes ilustres, viajes y las técnicas de reparación, uso y conducción, entre otros. Desde los primeros tiempos de la automoción se han publicado libros y revistas especializados, su interés aumenta por su antigüedad, estado, y en el caso de colecciones o revistas periódicas, por disponer de la totalidad de los números.

Manuales y catálogos

Los manuales de instrucciones que suelen acompañar al vehículo nuevo, describiendo sus características y normas de uso y mantenimiento forman un apartado propio dentro del coleccionismo de libros e información técnica. Su interés suele aumentar, a parte de por su antigüedad y estado, por ser de marcas exclusivas y/o series limitadas. Los prospectos o catálogos de venta de los vehículos son un material muy interesante como elemento de colección, su variedad y estilos son casi ilimitados, con información e imágenes de los distintos modelos ofertados. Su interés, al igual que los manuales de instrucciones, suele aumentar, a parte de por su antigüedad y su estado, por tratarse de marcas exclusivas y/o series limitadas.

Miniaturas


Las reproducciones en miniatura de automóviles, motocicletas, camiones, en todas las escalas posibles, de todo tipo de material y época, son una de las formas más habituales de coleccionismo en torno a la automoción. Las posibilidades de especialización en el coleccionismo de este tipo de miniaturas son casi infinitas, por escala, por marca del fabricante, por marca o modelo del vehículo, sólo competición, etc... Citamos algunas marcas españolas: Anguplas, Dalia, Dinky Spain, Eko, Fly, Geyper, Guiloy, Guisval, Hispania, Invicta, Joal, Mira, Nacoral, Payá, Pilen, Poly, Rico, Scalextric (Exin, Tyco, Tecnitoys). Y extranjeras: Corgi Toys, Detail Cars, Dinky Toys (Dinky France, Dinky G. B.), Eligor, Franklin Mint, Hot Weels, Kiosho, Marklin, Matchbox, Mercury, Minichamps, Norev, Revell, Rio, Schuco, Siku, Solido, Universal Hobby, Vitesse, Yat Ming.

Slot

Los coches de slot, o de pista, muchas veces llamados genéricamente “scalextrics” son, sin duda, una de las estrellas del coleccionismo, ya que al disponer de motor y poder circular por una pista adecuada, permiten la dualidad entre un coleccionismo totalmente estático y la posibilidad de jugar e incluso competir con ellos. Son especialmente apreciados los modelos más antiguos y los de series muy limitadas o que no han salido a la venta al público al tratarse de obsequios de empresa.


Este coleccionismo no se limita a los vehículos, sino que incluye las pistas, marcadores, vallas y demás complementos. Entre las principales marcas, están: Scalextric, SuperSlot, Fly, Pink Car, Carrera, Hornby...

Anagramas y mascotas

Los anagramas y mascotas de radiador, éstas últimas muy utilizadas a principios del pasado siglo XX para coronar los tapones del depósito refrigerante y siendo elemento identificativos de las distintas marcas, actualmente son apreciadas piezas de colección. Los anagramas, todavía en uso en modelos actuales, son interesantes como elemento de colección, especialmente los identificativos de marcas y/o modelos exclusivos o de difusión limitada.

Pósters

Los pósters, o carteles de gran formato, fueron, y en cierta medida, siguen siendo el medio más popular para la promoción productos, eventos y competiciones del motor. Su fragilidad y temporalidad les convierte en preciada pieza de colección, especialmente los más antiguos. También existen los pósters publicitarios, de promoción marcas, modelos o componentes del automóvil o la motocicleta. Los pósters artísticos, con la única finalidad de la estética de su diseño o fotografía, su uso se centra en fines decorativos. Su interés como coleccionable es mayor en los pósters promocionales de competiciones o de modelos exclusivos, cobrando gran importancia su estado de conservación.

Fotografías

Las fotgrafías antiguas de temática de motor, ya sea realizadas de forma profesional o amateur, como documento gráfico e histórico que son, tienen un especial interés de colección, al inmortalizar vehículos, industrias, deporte, etc... Las fotografías originales y negativos de época son especialmente apreciados, también existen reproducciones o facsímiles pero su valor siempre será menor que un original de época.

Merchandising

El material de promoción y regalos de empresa personalizados por las marcas de vehículos o componentes , competiciones, eventos, etc... abarca infinidad de objetos y materiales, desde los habituales boligrafos, mecheros, adhesivos, gorras a los más originales objetos, siempre personalizados por la marca. El coleccionismo entorno al merchandising se pude estructurar de muy distintas formas, pero la más habitual es la especialización en una o varias marcas.

Arte


El coleccionismo de arte en torno a la automoción, se centra principalmente en obras pictóricas en las distintas técnicas y estilos, así como esculturas con los materiales comúnmente utilizados en estas artes, tales como, porcelana, bronce, aluminio, madera, etc... Como en cualquier otra obra de arte, su cotización varia en función no sólo de su estética y las técnicas y materiales utilizados, sino de forma determinante por el prestigio y cotización que pueda tener su autor.

Indumentaria

Entendemos por indumentaria todo tipo de vestimenta o complementos de inspiración automovilística. Ya sea destinada a su uso en competición, trabajo u ocio. La indumentaria usada en competiciones del motor, como todo lo relacionado con las mismas, suele aumentar su valor en función de su antigüedad, estado, categoría de la competición y, sobre todo, por haber pertenecido o estar autografiado por un piloto famoso. Los complementos coleccionados más habitualmente son: Cascos, guantes, monos, chaquetas, uniformes de equipo, etc...

Trofeos

Los trofeos de competición siempre despiertan un cierto interés como material de colección, ya sean en forma de medallas, copas, diplomas, coronas de laurel... Su interés aumenta en función de la importancia de la competición premiada y de la fama de sus ganadores.

Rótulos


A pesar de que su tamaño en ocasiones puede ser un inconveniente para su almacenaje y transporte, los rótulos de talleres, concesionarios, recambistas... son apreciadas piezas de colección, especialmente los metálicos, por su antigüedad y los iluminados mediante neon, que su fragilidad ha dificultado en gran manera su conservación.

Recambios y herramientas

Son frecuentes las colecciones de determinados tipos de recambios y herramientas, tales como bujías, lámparas, latas de combustible, aceite... También antiguas herramientas de mano y herramientas de equipo original, es decir las suministradas en la compra del vehiculo nuevo, generalmente con el logo de la marca del vehículo. Los engrasadores, magnetos, rejillas y radiadores, volantes de dirección, faros delanteros... placas de matrícula, son elementos de los vehículos tradicionalmente coleccionables. Son especialmente apreciados estos elementos fechados en los inicios de la automoción.

Acreditaciones

La mayoría de eventos y competiciones del motor, ya sea para acceder a ellos como espectadores, como participantes o en distintas tareas de la organización, es imprescindible disponer de las correspondientes entradas, acreditaciones, pases, etc... Dichos elementos, son, desde el mismo momento que finaliza el evento correspondiente, material de colección, especialmente si se trata de actividades excepcionales, ya sea por su exclusividad o porque deportivamente, hayan resultado históricas. En el caso de las acreditaciones, si son nominativas y han pertenecido a algún personaje ilustre, aumenta exponencialmente su interés.

Juguetes

Son muchos los juguetes y juegos para pequeños y no tan pequeños que están inspirados en los vehículos y su entorno. Desde los albores de la automoción y de forma paralela ha ido creciendo la industria juguetera y sus productos han sido muchas veces un fiel reflejo de la importancia del coche en la sociedad. Aparte de las miniaturas o modelos a escala, que ya comentamos en un apartado propio, de entre los juguetes de colección, sin duda brillan con luz propia los coches de pedales, especialmente los metálicos,


algunos tan antiguos, y reproducción de ellos, como los primeros automóviles de principios del siglo XX. También son piezas dignas de colección los primeros modelos teledirigidos, ya sea cabledirigidos o radiodirigidos, simuladores de conducción, vehículos de apoyo a muñecas y muñecos, juegos de mesa de temática del motor, naipes, etc... Son muy apreciados los productos de la industria española del juguete, en algunos casos referente a nivel mundial durante buena parte del siglo XX.

Llaveros

Los llaveros, muchas veces utilizados como regalo de empresa, son una forma interesante de coleccionismo entorno a la automoción, sus diseños y materiales son muchos y muy distintos, desde los más sencillos a los más sofisticados, auténticas obras de arte, por diseño y materiales, en ocasiones diseñados y creados por afamados joyeros con materiales nobles. A pesar de ser considerados en ocasiones un coleccionismo “menor” su interés como reflejo de la evolución del mundo del motor los hace merecedores de atención.


Valoración | Peritación de Siniestros | Coleccionismo | Sobre nosotros | Contactar | FAQ | Mapa del sitio

Condiciones de uso y política de privacidad

Copyright Cochesclasicos.com © 2013