Comunicado de Prensa:

La Federación Internacional de Vehículos Antiguos FIVA presenta una directiva uniforme para la gestión responsable de los vehículos antiguos. Bruselas / Stuttgart, 29 de Enero de 2013

El 29 de Enero de 1886, Carl Benz obtuvo la patente DRP 37435 para su triciclo movido por motor a gas de la Oficina Imperial de las patentes en Berlín. Esta fecha simboliza la hora de nacimiento del automóvil y marca el origen de la movilidad individual.

Hoy, exactamente 127 años más tarde, el 29 de Enero de 2013 ve la entrada en vigor oficialmente de la " Carta de Turín " adoptada por los delegados de la Asamblea General de la Federación Internacional de Vehículos Antiguos (FIVA) en Octubre de 2012.

Este documento de principios subraya la importancia del plan cultural e histórico del automóvil y defiende, a favor de una gestión responsable, los vehículos antiguos. Las directivas y los principios ofrecen a los propietarios de tales vehículos, por primera vez, las líneas directivas y recomendaciones en cuanto al uso, el mantenimiento, la reparación y la restauración.

La carta es un documento fundamental reconocido a escala internacional con el que la FIVA responde a las exigencias de las organizaciones políticas internacionales tales como el Parlamento Europeo o la UNESCO.

Se une a la Carta de Barcelona para la protección de los buques antiguos y a la Carta de Riga para la protección de ferrocarriles históricos.

Gracias a la carta de Turín, la Federación Internacional de Vehículos Antiguos FIVA garantiza el derecho internacional de desplazarse con los vehículos antiguos por carretera. "Si todavía mañana queremos cruzarnos vehículos antiguos por nuestras carreteras, debemos ascenderlos al rango de bien cultural, digno de ser protegido", afirma el Presidente de FIVA Horst Brüning. Y esto no se consigue relegando los vehículos antiguos en un museo. "No, muy al contrario. Con esta carta, queremos animar a que de los vehículos antiguos tengan una mayor presencia sobre las carreteras de la red pública. Es en efecto la condición indispensable para compartir sus historias y la fascinación que ejercen ", prosigue el Sr. Brüning.


La carta debe dar indicaciones en cuanto a la manera de preservar, en la mayor medida de lo posible, la esencia original del vehículo antiguo en el momento de su utilización y su restauración, de documentar todos los trabajos y por supuesto de preservar su aptitud para circular.

Interés creciente suscitado por los vehículos antiguos. Un creciente número de personas se interesa por los vehículos antiguos y desearía poseer uno. Mientras que este afecto era hace algunos años solo un pasatiempo para un número reducido de entusiastas, hoy, es un movimiento global. Sin embargo, un número creciente de consignas y de reglas, relativas al respeto del entorno y a la seguridad, hacen modificar el estado original de los vehículos antiguos con el fin de que, de ahora en adelante, puedan continuar desplazándose por la red de carreteras pública.

La FIVA quiere intervenir justamente allí con su Carta de Turín: por primera vez, este conjunto de reglas debe, de ahora en adelante, cambiar la actitud con respecto a esta cuestión a escala internacional y no solo a escala nacional como era el caso hasta ahora.

El "Convenio para la protección de los bienes culturales de la UNESCO” del 14 de Noviembre de 1970 sirvió de modelo. Hoy en día, este convenio ha sido traducido por 120 estados en su Derecho nacional.

Con la carta de Turín, la FIVA define criterios y condiciones previas según las cuales los vehículos

antiguos pueden gozar de una protección a título de bien cultural.



Una de las temáticas centrales de la carta es la preservación de la esencia histórica del vehículo, modificándolo lo menos posible. Concierne a los automóviles, las motocicletas, los vehículos comerciales, los remolques, las bicicletas y otros vehículos de propulsión mecánica así como los vehículos terrestres (fuera de carriles) movidos por una fuente de energía gaseosa, un carburante líquido o por fuerza muscular o eléctrica.

Más concretamente, propone todo un catálogo de recomendaciones sobre el uso, el mantenimiento, la conservación, la restauración y la reparación de vehículos antiguos que están operativos. Para los propietarios, pero igualmente para toda persona interesada, los amigos y los concesionarios, este documento es, por primera vez, un escrito que da indicaciones claras para actuar de manera sostenible y en interés del vehículo.

¿Preservar, restaurar o modificar? El objetivo de la carta consiste en preservar la historia del vehículo con sus certificados materiales e inmateriales y de transmitirlos en estas condiciones. Se trata de preservar un grado máximo de autenticidad.

El mantenimiento experto, continuo y sostenible de todas las piezas de equipo así como la utilización regular son absolutamente indispensables a este respecto. Cuanto más frecuentemente se desplace un vehículo y sea visto por las carreteras públicas, más grande será el interés, no sólo ante al objeto como tal, sino también ante a los conocimientos tradicionales en materia de técnica, de mantenimiento y de utilización.

La FIVA distingue tres procesos diferentes para la utilización y el mantenimiento de un vehículo.


Preservar - En este caso se trata del mantenimiento y la protección de un vehículo frente a los daños y la degradación del estado de origen en su calidad individual y su valor histórico específico. El principio supremo consiste en respetar la historia al vehículo. Una apariencia " Mejor que nueva " no es deseable.

Restaurar - Esto comprende el conjunto de los procesos de reparación, restauración o reconstrucción. Se trata particularmente de unas medidas para completar piezas o áreas que faltan con el objetivo de restaurar al estado de origen el objeto y de cuidar lo más posible la esencia auténtica.

Modificar - Esto comprende el conjunto de las acciones que pretende imitar, más o menos exactamente, una apariencia "de fabrica", sin tener en cuenta la esencia histórica. No obstante, este tratamiento hace correr el riesgo de una pérdida del valor original y qué el vehículo no corresponda nunca más a la definición de vehículo antiguo, tal como está estipulado en la carta.

Fédération Internationale des Véhicules Anciens




CARTA DE TURÍN

INTRODUCCIÓN

Los propietarios de vehículos históricos y de colecciones y los conservadores de colecciones de vehículos históricos han tenido mucho éxito en sus esfuerzos destinados a asegurar la preservación y el uso de los vehículos históricos.

Esta Carta ha sido transmitida a la FIVA para dar consejos sobre las decisiones y las actividades relacionadas con los vehículos históricos. Es la mejor forma de preservar esta substancia histórica inalterada que permitirá a las futuras generaciones aprovechar estos tesoros culturales.

OBJETIVO

La Carta de Turín define las líneas de conducción en lo que concierne al uso, mantenimiento, conservación, restauración y reparación de los vehículos históricos utilizados de forma activa. Esperamos que estos consejos ayudaran a nuestros miembros a adoptar decisiones razonables y duraderas. Ella es complementaria a las otras Cartas en vigor, que se refieren a la preservación de nuestro patrimonio cultural.

DEFINICIONES

Tal como se definen en esta Carta, los vehículos históricos abarcan los automóviles, las motos, los vehículos utilitarios (militares, agrícolas y de transporte), los remolques, las bicicletas y otros vehículos mecánicos, al igual que los otros vehículos terrestres -que no se desplacen sobre raíles- movidos por el vapor, la electricidad, el petróleo o la energía muscular. El objetivo de esta Carta puede también incluir los edificios y las infraestructuras ligadas en primer grado a los vehículos históricos y su período de utilización, como las fábricas, estaciones de servicio o carreteras o pistas específicas. Además, queremos preservar los conocimientos especiales y las profesiones históricamente relacionadas con la fabricación y la conducción de dichos vehículos.


Preservación significa el cuidado y la prevención del deterioro, gracias a los cuales el estado actual, o la calidad particular conmemorativa de un vehículo u objeto histórico son preservados.

Conservación es el proceso destinado a preservar la condición de un vehículo u objeto. Esto comprende toda intervención destinada a asegurar y estabilizar el vehículo u objeto, al igual que su substancia histórica, sus piezas sueltas y materiales, tal como son, de forma que no sean alterados y que su valor documental histórico o material no sea amenazado de ninguna manera. La conservación sirve simplemente para prevenir, o al menos retardar el deterioro continuo. Generalmente estas medidas no son visibles superficialmente.

Restauración es un proceso destinado a reemplazar las piezas o partes para volver a la imagen precedente de un vehículo u objeto, y/o para reforzar estructuralmente, por comparación a su estado antes de los trabajos. Generalmente la restauración ira más lejos que la conservación. La restauración se preocupa también del “origen histórico” e intentará en lo posible preservar la substancia autentica. Las partes restauradas deberían fundirse en armonía con el resto del vehículo no restaurado, pero deberían también ser detectables en el transcurso de una inspección profunda.

Reparación significa la adaptación, el reacondicionamiento o el reemplazo de componentes existentes o desaparecidos. La reparación tiene por objeto en principio y ante todo mejorar un standard predeterminado de la integridad mecánica o en consonancia con el uso deseado. La reparación no se preocupa del estado histórico de los componentes, de los materiales de origen, de las técnicas de trabajo o de la substancia autentica del vehículo; el único objetivo es de devolver de nuevo la operatividad al objeto en cuestión.




CARTA

Artículo 1

Esta Carta tiene por objeto preservar la historia del vehículo y sus testimonios tangibles e intangibles. Os proponemos que utilicéis cualquier conocimiento científico y tecnológico disponible igual como las organizaciones y las infraestructuras que trabajan en este campo para asegurar la preservación y el uso de los vehículos históricos en las vías públicas.

Artículo 2

La preservación y la restauración, igual que todo el proceso de trabajo concerniente, tienen por objeto preservar los vehículos históricos tanto como objetos significativos técnicos y culturales o como referencias en la historia del transporte. Como parte integrante de este esfuerzo, las profesiones tradicionales necesarias deben ser transmitidas a las futuras generaciones.

Artículo 3

El cuidado permanente y duradero aportado a la suma de componentes de un vehículo y su uso regular son esenciales para la sobrevivencia de los vehículos históricos. La utilización activa de los vehículos históricos de valor por las vías públicas, es esencial para su preservación y la transmisión de los conocimientos tradicionales de los procesos a las generaciones futuras, es también un importante factor para su comprensión.

Artículo 4


Un uso público socialmente aceptable y benéfico para las dos partes, siempre contribuye a la preservación de los vehículos históricos. En consecuencia, es importante y deseable que se utilicen. Para utilizarlos, los vehículos históricos no deberían ser modificados más que lo estrictamente necesario. De forma que las modificaciones deberían alterar lo menos posible la substancia histórica de los vehículos, y tampoco deberían modificar la apariencia del vehículo y deberían ser completamente reversibles.

Artículo 5

Los vehículos históricos deberían ser los testigos no solamente de su propio rol como medio de transporte, también deberían reflejar sus orígenes históricos, la evolución técnica de su época y su impacto en la sociedad.

Artículo 6

Toda restauración supone un proceso altamente especializado destinado a mostrar la estética de un vehículo, y su valor funcional e histórico. Debería tender a comprender y tomar en consideración el diseño original, igual que el carácter histórico del vehículo individual. Debería basarse en el respeto de la entidad histórica individual ante nosotros, y en la información hallada en los documentos auténticos.

Artículo 7

En la restauración de los vehículos históricos, se debería dar preferencia a utilizar materiales y técnicas de trabajo conformes históricamente, a menos que tales materiales o técnicas no puedan ser utilizados por motivos de seguridad, de legislación o de disponibilidad. A veces, los materiales tradicionales pueden no ser los más adecuados para el trabajo de conservación de la substancia histórica. También pueden ser utilizados en su lugar materiales y técnicas modernas que se hayan mostrado adecuadas y duraderas en experiencias anteriores o que hayan sido ensayadas en la práctica.

Artículo 8

Para la restauración de un vehículo u objeto histórico, no es necesario devolverlo al estado original correspondiente a su año de fabricación. Numerosos vehículos han ganado importancia específica solamente más tarde en el transcurso de su utilización. Una restauración debería tener en cuenta los cambios históricos que se han ido introduciendo. Una restauración que devolviera a un vehículo al estado de un cierto periodo, no debería iniciarse sin un examen meticuloso de los datos históricos registrados, de los objetos y documentos de la época, ni sin un planning de restauración basado en este estudio. Los componentes y materiales reemplazados en el curso de este proceso deberían ser identificados por marcas simples y permanentes, por ejemplo marcas de referencia alfabética, para distinguirlas de la substancia histórica. Un sistema de marcación ha sido utilizado con éxito en la restauración de los vehículos históricos sobre raíles:

NB = para “newly built” = “construido de nuevo” (copia tan fiel como sea posible en términos de tipo, de materiales & reproducidos directamente en base de un documento original)

FR = para “free reconstruction” = “reconstrucción libre” (reconstrucción libre sin la utilización directa alguna de un modelo histórico en términos de forma, materiales o técnica de trabajo. La pieza utilizada reempla-za técnicamente la función de un componente histórico utilizado anteriormente)

CS = para “conservation stabilisation” = “estabilización por conservación” (un refuerzo estructural posterior añadido con fines de conservación, por ejemplo necesario para permitir la utilización de la carrocería de un vehículo corroído estructuralmente. Un componente de este tipo no ha sido nunca parte de su substancia histórica)

Artículo 9

Todo equipamiento moderno de seguridad cuya instalación es requerida por ley, debería integrarse de forma armoniosa y discretamente en el vehículo. En el transcurso de una inspección de tales adiciones o modificaciones de la estructura original deberían ser claramente reconocibles como tales. También deberían ser utilizadas marcas permanentes y apropiadas para identificación de estas instalaciones, así como ser completamente reversibles.

Artículo 10


Todas las modificaciones requeridas ulteriormente por las razones que sean, deberían respetar la estructura y apariencia originales. Sería ideal que estas modificaciones fueran siempre reversibles, y que todas las piezas importantes sustituidas en este proceso pudieran conservarse para permitir su reutilización o que sirvieran de referencia para los componentes originales.

Artículo 11

Cada etapa en la conservación o la restauración de un vehículo histórico debería ser planificada sistemáticamente y documentada generosamente en el curso del proyecto. Los informes escritos y las fotografías tomadas en el curso del proyecto deberían conservarse como mínimo durante la vida del vehículo. La FIVA apoya la conservación de esta documentación en un posible banco de datos nacional o internacional.

Artículo 12

Todas las infraestructuras y organizaciones implicadas en la preservación, conservación, restauración, reparación y utilización de los vehículos históricos, deben tomar medidas apropiadas para proteger sus registros y archivos.

Artículo 13

Las autoridades gubernamentales y las agencias internacionales y nacionales deberían reconocer las organizaciones o asociaciones sin animo de lucro implicadas en la preservación de los vehículos históricos y de su contexto tangible e intangible como instituciones culturales y asignarles el estatus de organizaciones caritativas.

Artículo 14

Las instituciones, tal como se han definido en esta Carta, implicadas en la preservación y la transmisión de los conocimientos necesarios para la preservación y utilización de los vehículos históricos deberían ser reconocidos como organismos culturales de protección financiados por los fondos apropiados.

Artículo 15

Las colecciones que contengan documentos, planos, etc. relativos a los vehículos históricos, y accesibles para la investigación, deberían estar reconocidos como parte del patrimonio cultural y protegidos como propiedad cultural de acuerdo con las convenciones internacionales concernientes.

El Grupo de Trabajo de la Carta de Turín 27 de septiembre de 2010

Gundula Tutt, Rainer Hindrischet, Yves Campion, Thomas Kholer




CARTA DE TURIN

Definiciones, diccionario de términos

Las definiciones que se detallaran a continuación, tienen por objetivo definir de la forma más precisa posible una terminología técnica para futuras deliberaciones. Familiarmente, en cada una de las lenguas nacionales, tenemos tendencia a utilizar términos como “original”, “histórico” o “patrimonio cultural” según una moda más o menos ambigua y a menudo arbitraria para referirnos a los vehículos históricos. Por este motivo, creemos que para empezar, no podemos todavía definir una lista concisa de términos, tipo diccionario.

Para referirnos a otros tipos de patrimonio cultural, se utiliza desde los años 60 un vocabulario técnico adecuado y preciso, que nos gustaría fusionar aquí con las definiciones de la FIVA y adaptarlo a la perspectiva de nuestro patrimonio automovilístico. Esperamos que esta primera tentativa de definir una terminología será afinada en el futuro, una vez hayan iniciado nuestras deliberaciones.

1. Patrimonio Técnico


Traducciones sugeridas: “Heritage/Patrimoine Technique”, “Technisches Kulturgurt”

El patrimonio cultural engloba objetos significativos culturalmente, al igual que formas intangibles de expresión cultural¹.

El término patrimonio móvil técnico ha sido creado como término técnico por los historiadores de la cultura. Originalmente, se había utilizado para cualquier vehículo sobre raíles, navío, avión o vehículo a propulsión mecánica, que en el conjunto de todas sus piezas era considerado un documento significativo de la historia de la cultura humana y de la tecnología.

Su importancia resulta tanto por sus características técnicas como por factores tales como el diseño, los materiales auténticos o de especial relevancia histórica, por ejemplo, una historia relacionada con algunos eventos, personas, lugares o regiones.

Otra consideración es que un objeto culturalmente significativo que ha contribuido por su propio impacto al desarrollo social, cultural y económica de una sociedad (los vehículos han marcado la forma en que organizamos nuestro tiempo de ocio, que nos permiten trabajar a distancia; la construcción de carreteras para el transporte ha provocado cambios en la infraestructura y medio ambiente). Otro aspecto interesante es los cambios y las modificaciones en el uso de un vehículo durante su "existencia".

Una tal definición del término patrimonio cultural incluye los concept cars de hoy o los vehículos modernos con sus nuevas características técnicas.

El valor cultural de un vehículo no depende de su estatus funcional o del hecho que haya sido matriculado para su uso en carretera. Sin embargo depende del grado de preservación de su contenido histórico real (véase definición supra). Si un objeto en su conjunto deja de cumplir los mínimos requisitos básicos, perderá su condición de patrimonio cultural.

2. Vehículos históricos

“Veteranos”, “coches clásicos” u “oldtimer” son sólo algunos ejemplos de términos familiares que se refieren a los vehículos históricos en orden de marcha, generalmente con una antigüedad mínima de 30 años, de acuerdo con el Código Técnico de la FIVA.

Sin embargo, los vehículos históricos abarcan un concepto mucho más amplio ya que incluyen los vehículos que aparecen en museos, ya sea en orden de marcha o no. No existe una definición exacta de una edad mínima o clasificación de una antigüedad determinada.

A continuación detallamos una relación de la clasificación de época para los vehículos históricos utilizado por la FIVA:

¹ Véanse las definiciones de la UNESCO

Def. Inglesa Def. Francesa Def. Española Período de fabricación

Ancestor Ancêtre Antecesor Antes del 31-12-1904

Veteran Vétéran Veterano 1-01-1905 / 31-12-1918

Vintage Vintage Ventes 1-01-1919 / 31-12-1930

Post Vintage Post Vintage Post Ventes 1-01-1931 / 31-12-1945

Post War Après-Guerre Post guerra 1-01-1946 / 31-12-1960

Classic Classique Clásicos 1-01-1961 / Mín. 30 años

3. Preservación

Describe el proceso mediante el cual el estado actual, y en particular la calidad y la memoria de un vehículo o un objeto histórico son preservados. Esto se logra por ejemplo, con el mantenimiento adecuado, el cuidado regular, y las condiciones de conservación y limpieza adecuadas para evitar daños y deterioro. Un uso delicado adecuado y cuidadoso de acuerdo con el estado particular del vehículo también contribuye a preservarlo ya que el uso de un vehículo contribuye a evitar la degradación y los daños resultantes de la falta de uso.


4. Conservación

Es un proceso destinado a preservar el estado de un vehículo u objeto. Esto incluye cualquier Intervención práctica destinada a asegurar y estabilizar el vehículo u objeto, siempre que su contenido histórico, sus piezas y materiales originales no se alteren y que su valor histórico documental o material no corra ningún riesgo. La conservación es simplemente para evitar, o al menos retrasar el continuo deterioro (por ejemplo, el tratamiento especial de zonas de metal desnudas para prevenir el desarrollo continuo del óxido, el tratamiento de las superficies pintadas que se comienzan a degradar, etc.). En general, estas medidas no son visibles superficialmente.

5. Restauración

Puede aplicarse a las piezas mayores o menores de un vehículo. Se trata de un proceso diseñado por ejemplo, para reemplazar piezas o partes desaparecidas con el fin de hacer visible un estado anterior del vehículo u objeto, borrar daños o reforzar estructuralmente los elementos comparándolos con su estado antes del trabajo.

Esto significa, por ejemplo, que si tiene una aleta corroída, puede restaurarse cortando la zona corroída de forma precisa, al cortar precisamente, colocando en forma y utilizando una hoja de metal del mismo material. Esto reparará física y funcionalmente el daño, respetando el material original.

En general, la restauración irá más allá de la conservación. La restauración también se ocupará del origen histórico o de los materiales y piezas, tratando de preservar tanto como sea posible la condición auténtica. Las zonas restauradas deben integrarse armoniosamente con las otras zonas originales, y deben ser identificables en el caso de una inspección minuciosa. (Esto se puede confirmar por ejemplo mediante el uso de estructuras ligeramente diferentes en las zonas restauradas o por otros métodos ensayados con éxito en otras zonas restauradas). Una restauración debería estar bien documentada.

6. Reparación

Significa la adaptación, el reacondicionamiento o la sustitución de componentes existentes o desaparecidos. La reparación tiene por objetivo y ante todo la aplicación de un standard determinado del conjunto mecánico o acorde con el uso previsto. La reparación no se preocupa del estado histórico de los componentes, materiales originales, técnicas de trabajo o la substancia autentica del vehículo; aquí solo cuenta devolver al objeto la completa operatividad.

Esto significa por ejemplo, que si tiene una aleta corroída, se puede reparar o reemplazar por una nueva. Esto permitirá tener un vehículo aparentemente intacto, mecánicamente sano y apto para circular. Pero la reparación no guarda ni preserva la substancia histórica original del vehículo.

7. Renovación

Al referirse a la renovación de los vehículos históricos, a menudo encontramos el término engañoso "restauración completa". Todo trabajo de restauración tiene como objetivo imitar de forma más o menos exacta la apariencia “como nuevo o salido de fábrica”. Las piezas existentes deben generalmente ser reacondicionadas en serio; las señales de desgaste y de originalidad en un “como nuevo” se eliminan. El resultado a menudo es muy especulativo e históricamente menos fidedigno. Además este tipo de trabajo en general no presta ninguna atención a los materiales utilizados originalmente.

Los automóviles renovados son ante todo la representación de la idea y el gusto personal actual de sus propietarios; pero ya no son vehículos históricos hasta la medula. Aquí prevalece la belleza sobre la autenticidad; los vehículos u objetos así alterados dejan de tener valor como referencia para la historia cultural. En última instancia, la renovación hurta las raíces históricas de un vehículo antiguo, es el equivalente a retirar de un vehículo su substancia histórica “hasta el número de chasis”, como una cuestión de gusto personal.

Muy a menudo, se instalan componentes modernos “no evidentes” para dar al vehículo un estado de confort moderno; o bien una tapicería en imitación cuero se reemplaza por cuero auténtico en un esfuerzo para dejar el vehículo “mejor que nuevo”.

La renovación no cumple habitualmente con el criterio de la FIVA acerca de los vehículos históricos.

8. Modificaciones de época


Describe las modificaciones realizados en la fase inicial de puesta en marcha activa del vehículo para optimizar o para adaptarse a usos específicos.

9. Especiales

Se refiere a los cambios visibles en profundidad de un vehículo de producción durante su fase de uso activo. Estos cambios se añaden a la "historia" del vehículo. FIVA clasifica estos vehículos como "tipo B”. Sin embargo, es necesario distinguir estas modificaciones de los cambios realizados después durante la fase de colección. Las alteraciones modernas (por ejemplo, un estilo / líneas de la carrocería, etc.) pueden no ser de fecha reciente, por lo que no formarían parte del "estado original".

10. Reconstrucción

Hablamos de reconstrucción, cuando faltan piezas o cuando vehículos completos se vuelven a recrear en todos los detalles de un original. La recreación debe ser exacta en su forma, sus materiales y técnicas de fabricación. Los historiadores culturales utilizan las reconstrucciones, por ejemplo las galeras romanas, para adquirir nuevos conocimientos sobre las técnicas y habilidades utilizadas durante la construcción y la navegación el barco.

Las reconstrucciones también se pueden utilizar para verificar la credibilidad y la validez de la aplicación de descubrimientos teóricos a través de fuentes orales o escritas. Algunos hitos importantes en la historia del automóvil que solo han sobrevivido parcialmente son hoy conocidas como reconstrucciones (por ejemplo, la reconstrucción del Benz Patent-Motorwagen).

Si tienen que ser más que una base de especulación, las reconstrucciones deben partir siempre de una base verificable, bien documentada y auténtica. Siempre deben estar debidamente identificados para vitar la confusión con un original histórico. Estos requisitos también se aplican a los componentes de reconstrucción incorporados en los vehículos históricos originales, por ejemplo, por razones de estabilidad estructural o necesidades funcionales. Incluso si una recreación es tan exacta como sea posible, el resultado nunca será completamente idéntico al histórico original. Una reconstrucción será siempre la expresión de los intentos y esfuerzos de aproximación de un período más reciente.

La FIVA clasifica los vehículos construidos o reconstruidos sobre esta base como "tipo C" (véase también los consejos del Código Técnico de la FIVA) Un tema importante que no recibe suficiente atención en el cuidado de los vehículos históricos a motor, es la reconstrucción progresiva o "insidiosa": Este es el caso cuando un vehículo se somete a reparaciones más o menos importantes durante las cuales prácticamente todas las piezas originales son en realidad sustituidas. Nosotros debemos considerar cuidadosamente dónde está la línea que distingue el uso de un objeto histórico y el agotamiento de su originalidad es rebasado.

11. Copia y réplica

Cuando nos referimos a los vehículos históricos, los términos copia y réplica se utilizan para cubrir una larga gama de imitación de piezas o de vehículos completos de calidad variable. Este tipo de recreación es generalmente menos fiel en su imitación del original que la reconstrucción descrita en el punto 4 del glosario. Las copias se centran en la apariencia exterior de un vehículo y no se preocupan demasiado de utilizar técnicas o materiales históricos.

Las copias construidas por el fabricante original se denominan réplicas. La FIVA clasifica a estos vehículos como “tipo C”.

12. Fase de uso activo – fase de colección

La fase de uso activo es el periodo de tiempo durante el cual el vehículo es simplemente utilizado para uso diario. En uso cuotidiano, puede sufrir modificaciones drásticas o modificaciones para adaptarlo a necesidades específicas (p. ej. gasógenos instalados hasta el fin de la 2ª Guerra Mundial o coches particulares transformados en vehículos utilitarios, etc.) Un vehículo vendido en el transcurso de esta fase se vende como vehículo de ocasión. La fase no puede determinarse formalmente en términos de un número de años concretos. Esto depende únicamente de la percepción real y de la utilización de cada vehículo individual. Todas las modificaciones en fase de uso activo deben incontestablemente estar documentadas para cada vehículo en particular (no será suficiente argumentar que la modificación en cuestión la llevaban incorporada otros vehículos de serie, etc.)

Esta fase en la vida de un vehículo, lo lleva hasta la fase de colección, donde el vehículo se convierte en “histórico” o alcanza el estatus de colección o se convierte en parte de una colección. Durante esta transición, el vehículo sufre también un cambio de percepción y de evaluación más allá de consideraciones puramente prácticas.

Uno de los factores decisivos es la edad del vehículo, pero otras consideraciones técnicas, de diseño, históricas, sociales o emocionales pueden implicarse (p. ej. la historia vinculada a un propietario particular). Ahora el vehículo ha dejado de ser un artículo puramente utilitario, y bien en su uso o incluso en caso de venta se trata y valora de una forma distinta a un simple vehículo de ocasión. Las modificaciones durante la fase colección, p. ej. la incorporación de tecnología moderna o el acoplamiento de componentes históricos que no pueden ser atribuidos a la fase de uso activo del vehículo, no se consideraran como parte de la historia original del vehículo.





Valoración | Peritación de Siniestros | Coleccionismo | Sobre nosotros | Contactar | FAQ | Mapa del sitio

Condiciones de uso y política de privacidad

Copyright Cochesclasicos.com © 2013